In Calidad de vida

Cuando hablamos de prosperidad la gran mayoría de las personas suelen pensar en la riqueza económica y a la abundancia de bienes y dinero. La cantidad de riqueza o dinero que puede considerarse como abundante es subjetiva; para cada persona esa cantidad puede ser diferente.

Hay personas que tienen riquezas, pero no prosperidad, ya que no se sienten afortunadas ni creen en el curso favorable de las cosas. Viven en continua preocupación y dedican su tiempo a pensar en inversiones, ahorros, etc, sin disfrutar de la vida.

La prosperidad no es exclusiva de las personas que tienen a su nombre grandes sumas de dinero y abundantes bienes materiales, sino que responde a cuestiones muy propias de cada una, que tienen relación con sus expectativas y sus ambiciones.

Cuando hablamos de Prosperidad tenemos que tener claro que hay 4 caminos (o puntos) principalmente para alcanzar esa tan ansiada a veces prosperidad:

  • financiera,
  • física,
  • espiritual,
  • intelectual.

Es aconsejable un balance entre las cuatro ya que esto conlleva un equilibrio en la manera de vivir.

Así podemos definir la prosperidad financiera como

“el bienestar material que permite liberar a la persona de las angustias económicas”

Podemos cuidar de nuestra prosperidad a través de:

Financiera: Obteniendo distintas fuentes de ingresos. Entender que el dinero es una energía y como tal puede atraerse o repelerse.

Física: Cuidando la salud en general; comer bien, hacer ejercicio, etc

Espiritual: Convivir con amigos, creer en alguna doctrina espiritual o religiosa, apegarse a los principios de respeto, humildad, justicia.

Intelectual: aprendiendo un oficio o profesión que nos agrade, leyendo, aprendiendo cada día más sobre temas nuevos, especializándote en tu pasión…

Cuando el alumno está listo, siempre aparece el maestro. (Proverbio chino)

Amarte también es prosperidad

Podríamos decir que

“la prosperidad consiste en tener aquello que una persona quiere y necesita para su vida, tanto en el planeo material como en el plano espiritual”.

Así un individuo que no consigue satisfacer sus necesidades básicas es probable que no consiga sentirse próspero.

Otra cuestión a tener en cuenta para la prosperidad es el orden físico y mental, o más bien decir, limpieza física y mental. Poner un poco de orden a nuestro alrededor es una buena forma de comenzar a caminar hacia la prosperidad. Para la psicología, las condiciones de nuestro espacio privado, ya sea nuestro dormitorio, nuestra casa o nuestro escritorio, reflejan nuestro estado de ánimo, nuestras inquietudes y preocupaciones; por ello, mirar a nuestro alrededor muchas veces puede ayudarnos a descubrir cosas acerca de nosotros mismos.

La prosperidad, es una extensión de tus pensamientos, creencias y emociones. O, dicho de otra manera, según sean tus pensamientos (potenciadores o destructivos), tus creencias (limitantes o potenciadoras) y las emociones que afloren de ti; así la prosperidad llegará a ti y se quedará o casi siempre estará huidiza contigo.

Si no estás experimentando la prosperidad, entonces algo o mucho tienes que cambiar.

Posiblemente habrás oído estas palabras:

Si sigues haciendo siempre lo mismo vas a continuar consiguiendo lo mismo.

Pues ponte en marcha y haz cambios en tu vida para conseguir, mejor dicho, obtener la vida que SI quieres.

Ser próspero, te sentirás cómodo, sano, satisfecho, y te gustará la vida.

Deja atrás, mucho mejor, transforma las creencias limitantes acerca del dinero aprendidas inconscientemente de niño. Tus padres y la sociedad fueron tus maestros, pero eso no quiere decir que tuvieran razón o que dijeran la verdad acerca del dinero como energía. Pues recuerda que esto es el dinero, una energía, ni buena ni mala.

Es algo que nos permite obtener lo que necesitamos para alcanzar lo que deseamos.

El problema es que muchas veces nos matamos a trabajar para alcanzar bienes que creemos nos darán felicidad. Olvidando a nuestro cuerpo y las señales que nos envía este, llegando a enfermar. Después decimos: me enfermó el virus, me enfermó el frío o los cambios de temperatura, me rompí el pie al caer…

En la búsqueda de la prosperidad, cada uno tenemos una meta. La tuya podría ser vivir una vida cómoda, llena de alegría y satisfacción.

Te preguntarás: ¿cuánto dinero necesito para alcanzarla?

Los ingresos no son el factor determinante. Realmente determinante es lo que piensas durante todo el día, el sentirte amado, apreciado (empezando por ti mismo) es lo que realmente afecta tu nivel de prosperidad. Cuando alejes de ti la tristeza, el miedo, la nostalgia, es cuando podrás empezar a ver la belleza de la vida y a partir de ahí tendrás todo lo que necesitas para crear la vida que SI deseas.

Mientras veas lo que te falta y no lo que tienes, mientras mantengas el sentimiento de la escasez, o no tener suficiente esto es lo que obtendrás, pues es lo que atraes. Además, lo has convertido en un hábito de pensarlo y sentirlo cada día.

He de darte una buena noticia, los hábitos se pueden cambiar. Eso sí, para poder cambiar un hábito, tienes que trabajar contra tu tendencia en quedarte dónde estás. Los cambios se producen con movimiento, nunca si te mantienes estática.

Te invito a reconocer lo primero lo que hay dentro de ti.

Puedes empezar por ver tus cualidades y olvídate de tus defectos.

La gratitud y la aceptación son los primeros pasos hacia la prosperidad

Empieza por aceptarte a ti en primer lugar, después aceptar y ser feliz con lo que tienes AHORA. Quizás estés en una situación difícil, pero intenta aceptar lo que tienes sin quejarte. La queja atrae lo que no quieres, atrae más sobre lo que te estás quejando, recuérdalo.

Desarrolla el hábito de la gratitud. Al final del día, haz una lista de gratitud. Escribe, aunque sean dos líneas, sobre situaciones, cosas o personas por las cuales das las gracias al terminar el día (ya te comenté en otro artículo este ejercicio y de verdad que es maravilloso sus resultados). Acto seguido cierra tus ojos y a descansar y dormir. Te aseguro que has preparado tu mente para ello. Pues la gratitud es el mejor relajante que existe, además de natural.

Si quieres ayuda personal y trabajar en tu prosperidad, puedes ponerte en contacto conmigo en https://www.coachensevilla.es/contacto-coach-en-sevilla/ Estaré encantada de ayudarte.

Hasta pronto

Si te ha gustado el artículo, suscríbete y te avisaremos cuando el siguiente sea publicado. Con ello recibirás GRATIS el libro digital “El Poder del Ahora” de Eckhart Tolle en español!.


Acepto recibir información y publicidad relativa al blog.
Al enviar este formulario acepto las políticas de privacidad.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para analizar su actividad dentro de nuestra web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Solicitar consulta presencial, telefónica o Skype
Pide tu primera sesión