In Calidad de vida, Superación personal

Mejoremos la calidad de vidaErróneamente pensamos en cómo medir la calidad de vida según nuestro nivel adquisitivo, un problema que nos hacen creer desde parte de la sociedad de consumo mediante las grandes campañas de publicidad: «compra y serás esto o lo otro, compra, compra…».

Esta presión social nos lleva a estar en permanente estrés, pues, para poder comprar ese artículo que creo como solución a hacerme feliz, tengo que trabajar muchas más horas, más duro, estar menos tiempo con mi familia, con mi gente, con ese deporte o hobby que me hace feliz.

La ansiedad nos lleva al sufrimiento y, en la mayoría de las veces, no somos conscientes de ello, nos dejamos arrastrar por la corriente social. Entonces, no nos damos cuenta de que lo importante es valorar nuestro tiempo y el de los demás. Dejemos atrás las prisas y vivamos más el presente, para generar una energía más positiva.

Cada persona tenemos nuestras condiciones de bienestar. Es decir, nuestra forma de percibir la felicidad en función de nuestra calidad de vida. El problema nos lo encontramos cuando nuestras expectativas de alcanzar ciertos objetivos en el día a día son altas y la realidad es otra inferior cuando nos ponemos a analizar, haciéndonos sentir insatisfechas.

Energía positiva como base para la calidad de vida

Cuando valoramos lo que tenemos, tendremos sueños alcanzables con nuestra realidad. Vivimos en el presente, aceptando lo bueno y lo no tan bueno de nuestros familiares y amigos, y por ende, logramos la felicidad. Ya estuvimos hablando hace unos días sobre cómo saber alcanzarla valorando todo lo que tenemos a nuestro alrededor.

La calidad de vida se encuentra dando preferencia al sentir, en lugar de a la razón. Ten en cuenta que los niños, jóvenes, mujeres y hombres somos seres emocionales que razonamos.

La vida es un proyecto, una construcción, un aprendizaje. La felicidad no tiene que ser el fin que perseguimos, sino el camino a seguir. Dejemos atrás los pensamientos negativos que nos estresan y vamos a transformarlos en energía positiva que fluya en nuestro día a día.

Si te animas, podrías compartir conmigo ese nivel de calidad de vida, puede que en algún aspecto necesite un retoque para que vivas mejor. Uno de los servicios que ofrezco se centra en este aspecto: la terapia de energía cuántica, capaz de mostraros una nueva realidad en la que seáis conscientes de cómo estáis y qué queréis.

Recibe mi afecto y cariño.

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para analizar su actividad dentro de nuestra web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
La felicidad está aquíSí puedo. Propósito para septiembre
Solicitar consulta presencial, telefónica o Skype
Pide tu primera sesión